Scroll Top

¿Qué protector solar es bueno para la cara?

farmacia-salud-radiacion-solar-2

Empieza el buen tiempo y las temperaturas suben, notamos los rayos de sol en nuestra piel y empezamos a vernos más bronceados.

Conocemos los efectos negativos del sol y lo que debemos hacer para protegernos. Tenemos asumido que debemos usar protector solar con factor alto de protección, evitar la exposición entre las 12 y las 16h y buscar la sombra o usar prendas de ropa que nos protejan. Pero pocos conocen los tipos de radiación solar que percibe nuestra piel.

De la radiación que emite el sol, solo llegan dos terceras partes a la Tierra. Los rayos más dañinos son absorbidos por los gases de la atmósfera, concretamente por el ozono. Ahora bien, la radiación que sí llega a nosotros es la UVA, UVB, rayos visibles (que contiene la famosa luz azul) y los rayos infrarrojos (IR).

Rayos UV

Los rayos ultravioletas (UV) son los más dañinos para nuestra piel. Sin una protección adecuada pueden producir envejecimiento (manchas, arrugas y flacidez), quemaduras en la piel, lesiones en los ojos, cáncer e incluso alterar nuestro sistema inmunitario.

Existen 3 tipos: UVA, UVB y UVC. Los UVC son absorbidos por la atmósfera, así que por el momento no debemos preocuparnos. Los rayos UV se ven potenciados en función de las distintas superficies. Por ejemplo, el agua potencia un 25% sus efectos, la arena un 15% y la nieve un 80%. También se potencia con la altitud, a mayor altitud más dañinos.

Dentro de los rayos ultravioletas, los más destacados son los UVA y los UVB.

1. Rayos UVA:

Es el tipo de radiación mayoritario que llega a la Tierra. Es capaz de atravesar nubes, cristales y penetra hasta las capas más profundas de la piel.

Son los rayos usados en las lámparas de centros deportivos y estéticos.

Sus efectos se producen cuando hay contacto directo provocando fotoenvejecimiento (manchas, arrugas y flacidez) y cáncer de piel.

Su efecto beneficioso es que nos aporta un bronceado a largo plazo.

¿Cómo podemos protegernos de los rayos UVA?

✔︎   Usando gafas de sol polarizadas, prendas de vestir, gorras y bañadores diseñados específicamente para proteger frente a los rayos UVA.

✔︎   Buscar fotoprotectores que en su caja o envase lleven el símbolo UVA rodeado por un círculo y usarlos a diario.

2. Rayos UVB:

Los rayos UV tipo B son los responsables de las quemaduras solares en la piel y el 75% de los efectos cancerígenos causados por la radiación solar. También producen envejecimiento.

Los UVB nos aporta un bronceado duradero que nos permitirá lucirlo durante unas tres semanas. Tiene un efecto muy beneficioso ya que sintetizan vitamina D. Para que la síntesis de vitamina D sea efectiva se debe tomar el sol sin protección durante 15 minutos diarios, aunque se aconseja no hacerlo en horas de elevada radiación solar.

Todo y su efecto beneficioso, sus efectos perjudiciales son mayores.

¿Cómo podemos protegernos de los rayos UVB?

✔︎   Al igual que los rayos UVA usando prendas con protección específica (gorras, camisetas y bañadores) y fotoprotector de elevado SPF (igual o mayor a 50) a diario.

Rayos infrarrojos (IR)

Son los que generan la sensación de calor, es decir, mantienen la Tierra caliente aportando esa sensación de bienestar, pero en exceso pueden llegar a provocar insolaciones y golpes de calor.

Los rayos IR debido a que elevan las temperaturas, hacen que se oxiden las células de la piel produciendo radicales libres y, por tanto, envejecimiento cutáneo. Son capaces de llegar hasta las capas más profundas de la piel.

Además, potencian los efectos negativos de los rayos UV, por lo que de un modo indirecto, también están implicados en los efectos cancerígenos.

Nos exponemos a ellos cuando estamos en contacto directo con el sol o cerca de una ventana ya que atraviesan cristales.

¿Cómo podemos protegernos de los rayos infrarrojos (IR)?

La exposición excesiva a los rayos infrarrojos genera enrojecimiento de la piel, es una señal de alerta natural que nos advierte del riesgo.

Buscar fotoprotectores que en su caja o envase lleven el símbolo IR o indique que contiene antioxidantes. Los antioxidantes más utilizados son los tocoferoles o los derivados de la vitamina E.

 

Rayos visibles o Luz visible

La luz visible es la luz que percibimos, responsable de la gama de colores del arcoíris y de que las plantas hagan la fotosíntesis.

Esta luz, además de emitirla el sol, la emiten los dispositivos Led como móvil, televisión, ordenador, pantallas, luces, lámparas, etc. y tienen la capacidad de llegar a las capas más profundas de la piel y provocar daños.

Dentro de los colores de la luz visible la más importante, por sus efectos sobre la piel, es la luz azul.

La luz azul principalmente provoca:

  • Deshidratación de la piel
  • Destruye el colágeno de la piel, por lo que generan arrugas y flacidez.
  • Provoca manchas en la piel en personas con fototipos III y IV y/o empeora las ya existentes.

Nos exponemos a la luz visible en cualquier parte donde tengamos luz ya sea en exteriores como interiores.

¿Cómo podemos protegerlos de los rayos de la luz visible?

Existen fotoprotectores y cosméticos avanzados con filtros específicos Blue Light, estos suelen contener antioxidantes. La protección solar con color absorbe hasta el 20% de esta luz.

Podemos graduar el brillo de nuestros dispositivos o instalar pantallas que limiten la luz azul.

Para proteger nuestra cara y cuerpo correctamente, debemos buscar una protección solar que proteja frente a los 4 tipos de rayos, usarla a diario y desde recién nacidos.

Existen dos tipos de fotoprotectores:

  • Químicos: la piel los absorbe y actúan neutralizando la radiación. Resistentes al agua y al sudor. Aptos a partir de 2 años.
  • Físicos: la piel no los absorbe y actúan creando una pantalla que refleja los rayos. No resistentes al agua ni al sudor. Apto a partir de 0 meses.

Después de conocer cuáles son los 4 tipos de radiación solar, es aconsejable para una protección avanzada el uso de fotoprotección tópica y oral. La combinación de ambas hace que la protección sea más completa.

La protección oral debe empezar 15 días antes de la llegada del buen tiempo, hasta 15 días después de terminar el verano o la exposición al sol. La protección tópica debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición al sol y, en periodos de elevada radiación, aplicar todos los días para cualquier actividad.

No olvidarnos de los más pequeños. El protector solar se debe empezar a aplicar desde bebé. Los menores de dos años deben usar fotoprotectores físicos o, lo que es lo mismo, minerales. No usar protector solar químico en menores de 2 años.

Por último, valorando todos los tipos de radiación solar y sus efectos para nuestra piel, podemos decir que no todos son malos. Tomar el sol de manera adecuada mejora nuestra salud y vida, aunque los efectos de la radiación solar en nuestra piel pueden ser irreparables sin la protección adecuada.

En Farmacia Salud contamos con diferentes productos de protección solar de calidad, tanto tópicos como orales y para todas las edades. Si te encuentras en Barcelona no dudes en visitarnos, estamos abiertos 365 días al año todos los días hasta las 22:00h. Nos puedes encontrar en el barrio de Gracia

La FarmacÉutica y nutricionista Laura Salud nos lo cuenta

Entradas relacionadas

Dejar un comentario


Para darte de alta y obtener tu
Tarjeta Cliente de Farmacia Salud
debes pasar por la farmacia.

Carrer Gran de Gràcia, 115,
08012 Barcelona

 

 

¡Abiertos los 365 días del año!

Ver dirección y contacto

24sábado
HoyCerrado
09:00 - 22:00
Mañana
09:00 - 22:00

Deberás pasar por la farmacia para obtener tu Tarjeta Cliente de Farmacia Salud.